Suelos:

La mejor elección sobre los suelos a ejecutar es a través del tipo y del estado del soporte que se tiene. De ello, es donde se tienen que atender los requisitos de uso y el acabado final que se quiere obtener.

Los soportes sobre el que realizar un nuevo pavimento pueden ser hormigón, asfalto, suelo existente y antiguo. Y en cuanto al estado de los suelos actuales puede que sea nuevo o viejo, con zonas descascaradas, rajado, mal adherido.

En la elección de nuevos suelos juegan el grado de contaminación de lo que tenemos actualmente, grasas, lechadas, desconchones, baches. El nuevo suelo debe tener las resistencias adecuadas al uso que se le va a dar. Así se tienen, resistencias químicas, temperatura de trabajo, tiempo de exposición, resistente a cargas y tipo de tráfico previsto.

En ámbitos de la restauración y hospitalario puede que tengamos exigencias legislativas, frecuencia y productos de limpieza, acabado liso o antideslizante. Por lo general el primer requisito que viene a la mente es la estética del pavimento, diseño, colores, brillante o mate, resistencia a la radiación U.V.

Es muy importante seguir las indicaciones de [los especialistas], quienes sabrán el pavimento más adecuado en calidad y precio, de todas las opciones existentes en el mercado.

No todo es poner un nuevo pavimento, ejecutar un nuevo pavimento, hay una face muy importante que es el saneamiento previo, con la preparación del soporte para el pavimento.

El aspecto más importante a considerar a la hora de ejecutar un pavimento, es sin duda, la preparación que ha de realizarse sobre el soporte. Un correcto tratamiento y preparación del soporte es clave para garantizar un buen desempeño y durabilidad del pavimento ejecutado.

Pisos continuos, pavimentos industriales, pavimentos  sin juntas

Los suelos continuos también son de microcemento, se consiguen revestimientos continuos color para aplicar sin necesidad de levantar el piso pavimento que se quiere renovar.

El pavimento microcemento se abre hueco en el ámbito doméstico, lofts, y es apreciado por su estética industrial y vanguardista.

El microcemento es para suelos, pisos y pavimentos y también para paredes, una capa continua cubre toda la superficie sin dejar a la vista las juntas típicas del alicatado.